Los ecologistas

Los ecologistas

 

Antes, cuando acompañé a mi madre a la gasolinera, me di cuenta del tiempo que se pierde en estas. Supongamos que uno de nuestros padres nos lleva al colegio todos los días. Entre el tráfico, los semáforos el arranque del coche y las largas distancias se gasta por lo menos un depósito a la semana, suponiendo que también te van a buscar. Si tus padres utilizan un coche grande para llevar a siete alumnos al colegio, una furgoneta, se gastan por los menos 70€ en un depósito. Esto es una burrada. 70€ a la semana son 210€ al mes, 2520€ al año. Teniendo en cuenta que una furgoneta puede durar como mínimo 6 años son 15120€ a lo largo de la historia de la furgoneta. La furgoneta vale unos 20000€, es decir que en una furgoneta te dejas como mínimo, ya que he contado el verano como época de colegio, que no lo es, sino que gastas más por los viajes, 35120. Esto sin taller, ni seguros.

Una bicicleta te cuesta como mucho, una para usar en ciudad, con la que puedes ir de sobra al colegio, 500€ y al año te puedes gastar 50€ en la bici como máximo, por pinchazos. Teniendo en cuenta que te dura más de 6 años, te sale una media de 1000€ la bici en total. 35 veces menos que un coche. Os puedo asegurar que la fabricación y el uso de un coche es mucho mayor que 35 veces el de una bicicleta. Ahora bien, ¿por qué no utilizamos todos bicis para ir al colegio en vez de el coche? En la bici te puedes coger un resfriado, hay menos seguridad que el coche, tardas más, cansa (gracias a la vaguería española), es incómodo, no puedes dormir, si escuchas música es mucho más peligroso que en un coche, no puedes desayunar mientras vas en bici, se te cae todo, si llevas mucho peso cansa mucho más, tienes que candarla… Por muchas razones no usamos la bici, y luego los ecologistas se quejan de que contaminamos, estoy seguro de que ellos también contaminan con el coche, o con la electricidad o con lo que sea. Es verdad que hay que cuidar al medio ambiente, pero también hay que cuidar a los seres humanos. El coche es rápido, cómodo y seguro, mientras que la bici es lenta, cansa, es incómoda, está mucho más limitada en espacio que un coche, hay más parkings de coches que de bicis…

Concluyendo, tendría que haber muchas cosas que cambiar para que los ecologistas se queden contentos, y como se dice en el anuncio de espetec de Casa Tarradellas, las cosas buenas no deberían cambiar nunca.

http://www.youtube.com/watch?v=jIuI51TsuG8

A favor:

20140302-182241.jpg

En contra:

20140302-182446.jpg

Luis O.

Publicado en Luis O. | Deja un comentario

Madurez y vejez: ¿qué queremos ser?

Madurez y vejez: ¿qué queremos ser?

 

En la sociedad actual no tenemos muy claro qué queremos ser, si jóvenes o con cierta edad (ancianos). Los hay que siendo jóvenes quieren ser mayores para poder hacer cosas de mayores. Por otro lado, están las personas de cierta edad que quieren volver a sentirse jóvenes y para ello se comportan como niños. En el caso de las mujeres mayores aún más, ya que se maquillan hasta “saciarse” para aparentar lo que no son. A aquellas personas que intentan ocultar de algún modo su identidad les diría que tienen que ser tal como son y por tanto comportarse como tal. En resumen, hay que ser uno mismo sin aparentar nada.

Para aclarar estos dos conceptos he realizado dos poemas, uno para la madurez y otro para la vejez:

 

MADUREZ

De ser rebelde vienes

y a tu rebeldía debes

lo que en esencia eres.

 Ahora, te llama la prudencia

y tu lírica muestra su presencia

para las cosas sentir

con ausente inocencia.

 El mundo exterior

poco te va importando

y en ti, para amar, te refugias

aunque a ti no te amen tanto.

 En tu pasado quisiste

ser consolada y comprendida

y hoy, el consolar y el comprender

forman parte de tu vida.

VEJEZ

Tu profesión es recuerdo

y tu destino la espera.

Mucho pasado tienes

y poco mañana te queda.

Querida fuiste de niña,

luego quisiste querer

y hoy, otra vez niña, quieres

volver a ser querida.

A ser querida quieres volver,

cuando seas requerida

y adaptación, pretendas tener.

Pablo N

Publicado en Pablo N. | Deja un comentario

El descanso, ¿importante, vital?

El descanso, ¿importante, vital?

 

descanso

El descanso es probablemente lo más importante que tiene el ser humano, es decir, el descanso hace que rinda mucho mejor una persona.

Para darnos cuenta de que es de vital importancia vemos como en nuestra propia vida lo encontramos muy a menudo, en los fines de semana, en Semana Santa, en los puentes, en navidad o en verano.

Este descanso es de vital importancia pero no implica que tengamos que dejar de lado el resto de las cosas.

Descansar implica trabajo, para descansar hay que estar cansado y para estar cansado hay que haber trabajado. Es necesario el descanso, pero por lo tanto el trabajo también lo es.

Asi que a trabajar y luego a descansar, todo es posible, pero no a la vez.

Jaime L.

Publicado en Jaime L. | Deja un comentario

Age before beauty

Age before beauty

 

Esta expresión anglosajona era frecuentemente utilizada para referirse a que los jóvenes debían dejar pasar primero a los mayores. Y es así.

La juventud no es eterna. Un día, tanto tú como yo, nos levantaremos, nos miraremos al espejo y nos preguntaremos: “¿Quién eres tú y que has hecho conmigo?”. Entonces los años caerán de golpe como un peso que arrastraremos el resto de nuestros días. Y nos deprimiremos más aún repitiéndonos constantemente: “Soy un viejo”. No te equivoques, la auténtica juventud está en la mente. Hay niños que son como ancianos y ancianos que parecen tener 20 años. Por supuesto que el cuerpo no es el mismo, pero hay veces en la vida en las que hay que ignorar al cuerpo.

Ahora, somos nosotros los jóvenes. Para un momento, piensa dónde estás y quién eres. El mundo que has heredado ha sido preparado para ti por unas personas que ahora te lo ceden. Cuánto les debemos y qué poco se lo agradecemos. Cada día me sorprende más el poco respeto de los jóvenes a sus mayores: el otro día, en el Metro, entra un anciano, va a sentarse en un sitio y de repente llega un chaval de 19 años y se lo quita. El anciano protesta y el joven le ignora. Afortunadamente, en frente tenía un sitio vacío, que ocupó. Eso sí, eso a su padre no se lo hace.

anciano

Nosotros que somos lo que somos y tenemos lo que tenemos lo que tenemos por nuestros padres, tenemos el deber de cuidarles, de atenderles, de devolverles el favor que nos han prestado. Y eso no consiste en hacer grandes donaciones a residencias o a asilos, sino en pequeños detalles de atención: dejarles pasar primero, echarles una mano en lo que haga falta, cederles el sitio o por lo menos ofrecérselo.

Pensemos cómo nos gustaría que nos trataran el día de mañana los jóvenes y hacer lo mismo nosotros ahora. Son nuestras acciones las que nos definen y recuerda que con la misma medida con la que mides, se te medirá.

Luis W

Publicado en Luis W. | Deja un comentario

Encuentra la única verdad de esta entrada

Encuentra la única verdad de esta entrada

 

Imagen

1) Messi es más alto que Cristiano Ronaldo.

2) Los del BI son normales.

3) España no ha ganado ningún mundial.

4) Nadal no es el número 1 en el ranking ATP.

5) No sabes leer.

6) Queen hacía playback en todos sus conciertos.

7) La bandera española es azul.

8) Puedes correr más rápido que Usain Bolt.

9) Don Jesús me va a subir esta entrada.

10) El atleti es el mejor equipo de la capital española, Madrid.

Gonzalo R.

Publicado en Gonzalo R. | Deja un comentario

¿Dónde está Cicerón?

¿Dónde está Cicerón?

 

Me he terminado hace poco de leer un libro sobre Cicerón y aun estoy tratando de digerirlo bien. Sin duda fue un personaje muy importante pero no tanto para su época como para la nuestra. Era un romano de provincia, famoso por sus escritos y con una extraña relación con Julio César, se respetaban y llamaban amigos mutuamente pero no se estimaban. Marco Tulio Cicerón fue el último bastión de la democracia en la roma que comenzaba a entrar en la época de los césares. Fue un famoso abogado, orador, filósofo y político muy desestimado en su época. ¿Y por qué? Porque defendía el interés de todos sin que todos se dieran cuenta de que lo hacía. Todos los de su época amaban a los políticos que se movían por su propio interés porque estos alimentaban al pueblo con espectáculos y comida gratis. Cicerón trataba de parar esto y por eso le odiaban. Fue asesinado pero su legado sigue hoy presente.

Es curioso porque hoy en día nos encontramos en la misma situación que esa Roma, nos da igual que pase en la política mientras tengamos dinero fácil, comida rápida y pocas dificultades en la vida. La justicia carece de importancia, pero, ay si se comete una injusticia contra nosotros. La diferencia más grande entre esa roma y nuestra sociedad es que ya no quedan cicerones que nos griten el peligro inminente, que valientemente critiquen la ceguera que tenemos sin importarles su seguridad, hasta el punto de ser asesinados para silenciarlos. Ya no quedan cicerones. Y como él mismo dijo ”No hay cosa que los humanos traten de conservar tanto, ni que administren tan mal, como su propia vida.”

Imagen

José Luis E.

 

Publicado en José Luis E. | Deja un comentario

Caridad. Desde otro punto de vista

Caridad. Desde otro punto de vista

 

Hoy ha sido un día duro. Apenas he conseguido cinco euros. Cada vez hace más y más frío. Nos han echado ya de un par de cajeros, y mi hijo y yo no tenemos dónde pasar la noche. Además la lluvia ha empapado las únicas sobras que había conseguido del contenedor. ¿Creéis que mi hijo merece esto? Ahora mismo está dormido sobre mis brazos y lo llevo de un lado a otro buscando algún refugio.

Esperad un momento, acabo de ver un pequeño recoveco al lado de un portal. Lo malo es que no cabemos los dos, por lo que decido dejar ahí a mi hijo. Yo, apoyado sobre la pared, me pongo a su lado. Pero aún me siguen cayendo más y más gotas. Como no consigo conciliar el sueño, comienzo a pedir algo de dinero a la gente que pasa. La mayoría ni se digna a mirarme a los ojos, y el resto me mira con tal desprecio que como si ni lo hiciesen.

Parece que se acerca uno, a ver si hay suerte. Pero, cuando parece que se va a sacar algunas monedillas del bolsillo, cierra el puño y comienza a darme con él. Tras unos cuantos puñetazos, saca del pantalón una navaja. En este momento mi hijo se despierta, y al ver la situación comienza a gritar. La gente al oír los gritos, gira la cabeza y nos mira fijamente. Pero nadie se mueve. El hombre que llevaba la navaja, me quita la bolsa donde guardo los cinco euros recaudados. Aun así, la gente sigue mirando sin mover un solo músculo. ¿Quién va a ayudar a un pobre mendigo? ¿Por qué voy a jugarme mi pellejo por él? El agresor se aleja corriendo sin nadie que se interponga en su camino.

Al rato del incidente, cuando ya todo el mundo se ha marchado, mi hijo se apoya sobre mi pecho, y bajo la lluvia, comenzamos a pensar en el día que hemos pasado. La mañana, en la que he estado todo el tiempo pidiendo algo de limosna en la puerta de la iglesia. La pasividad de los caminantes ante mi presencia. Cuando nos fuimos a rebuscar al contenedor de detrás de aquel restaurante, y el dueño nos echó de allí. La cantidad de comida que estaban tirando a la basura… Los insultos de aquel grupo de chavales. La cantidad de horas que me pasé intentando recaudar algún dinero por la tarde, en la salida de los supermercados…

Pero sobre todo me viene a la memoria aquel niño que se me acercó, cuando su madre no estaba mirando, me dio un abrazo y me dijo al oído: “No te doy dinero porque no tengo nada para darte, pero te regalo este muñeco. Es mi preferido, mola mucho”. Entonces cuando su madre lo vio junto a mí le gritó para que volviese con ella, y mientras se marchaban, la madre giró la cabeza, y mirándome por encima del hombro, hizo un mueca con la boca que reflejaba la sensación de asco que aquella mujer sentía hacia mí.

Ahora mismo tengo a su muñeco frente a mí. Para mí hijo ya se le ha quedado pequeño, y para mí, qué decir. Pero aun así veo reflejada en él la sonrisa de aquel niño. Era la única persona que me había sonreído en todo el día.

En este momento tienes que pensar una cosa, tú eres como ese niño que con una simple sonrisa me muestras algo de caridad, o eres como esa madre y toda esa gente que pasa frente a mí con indiferencia o, incluso desagrado.

David R

Publicado en David R. | Deja un comentario